que son los satelites artificiales

english mobile



Los satélites artificiales son objetos de fabricación humana que se colocan en órbita alrededor de un cuerpo celeste como un planeta o un satélite natural. El primer satélite artificial fue el Sputnik I lanzado por la Unión Soviética el 4 de octubre de 1957. Desde entonces se han colocado en órbita miles de satélites artificiales muchos de los cuales aún continúan en órbita alrededor de la Tierra.
Los rusos habían logrado lo que parecía un milagro de la tecnología. Los expertos estadounidenses en cohetes habían intentado, en vano, lanzar su propio satélite. Estados Unidos fue sorprendido con el acontecimiento y no podía creer que un país, considerado inferior en tecnología, le había tomado la delantera. Utilizando un cohete con mucha potencia, los rusos situaron en órbita, alrededor de la Tierra, una esfera metálica de 58 centímetros de diámetro, 83.5 kilogramos de peso y equipada con instrumentos para captar y transmitir datos atmosféricos. El cohete de lanzamiento, integrado por varias secciones, alcanzó una altitud de 945 kilómetros antes de desplazarse paralelamente a nuestro planeta, a una velocidad de casi 29 mil kilómetros por hora; el satélite se separó entonces de su consumido cohete y estableció su propia órbita, a unos 900 kilómetros sobre la Tierra. El Sputnik 1 circundaba el globo cada 96.2 minutos y, debido a la rotación terrestre, sobrevolaba todos los continentes y casi todas las zonas habitadas. La preocupación de Estados Unidos aumentó cuando los soviéticos colocaron en órbita el Sputnik 2, en noviembre de 1957. Éste transportó a Laika, una perra que se convirtió en el primer animal en estar en el espacio. Para tratar de igualar a la Unión Soviética, Estados Unidos envió con éxito su primer satélite, el Explorer 1, en enero de 1958. Sus instrumentos científicos descubrieron los cinturones de Van Allen, zonas de radiación alrededor de la Tierra. Antes de lograr esto, un cohete que llevaba un satélite explotó al poco tiempo de ser lanzado. Desde 1957, los satélites lanzados por la Unión Soviética y Estados Unidos han logrado mejorar nuestro conocimiento sobre la forma de la Tierra; transmitir fotografías de nuestro planeta y del cielo por televisión; trazar el campo magnético de la Tierra; circunnavegar la Luna y fotografiar su cara oculta; facilitar las transmisiones televisivas y telefónicas; servir de estaciones meteorológicas y detectar explosiones nucleares.
El 20 de noviembre de 1998 fue lanzado el primer modulo de la estación orbital internacional por Rusia (Zarya), y el 3 de diciembre de 1998 los Estados Unidos enviaron el trasbordador espacial Endeavour para acoplarle otro módulo, siendo este el proyecto espacial internacional más importante en la actualidad con un costo de 60 mil millones de dólares. Esta estación también se puede observar a simple vista y su posición para los siguientes 10 días a partir del 9 de enero de 1999 para Morelia obtenido también de la pagina del Centro Operaciones Espaciales de Alemania.
Tipos de Satélites artificiales
Los satélites se pueden clasificar de acuerdo a su tamaño que van desde microsatélites con pesos menores de 50 Kg. (como ejemplo el UNAMSAT que pesa 10 Kg.) a satélites grandes de varias toneladas como la Estación espacial MIR.
También se pueden clasificar por el tipo de órbita, pero lo más común es clasificarlos por el uso que se les da. De acuerdo con esto pueden ser:
De comunicación (como los Morelos y los Solidaridad de México)
De navegación (Como los IRIDIUM y los GPS)
Meteorológicos como, los GOES
De estudio de recursos terrestres y marítimos como el LANDSAT, SPOT, SEASAT
Militares y de espionaje
Científicos
Cómo observar los satélites artificiales
Si después de la puesta del Sol esperamos que anochezca y estamos en un sitio que permita ver el cielo estrellado perfectamente, tenemos muchas probabilidades de ver alguna luz como de una estrella que se desplaza en el cielo a gran velocidad y sin provocar destellos ni ruido alguno. Estaremos viendo con toda seguridad uno de los miles de satélites artificiales que orbitan la Tierra.
Los satélites no llevan ningún tipo de luz, lo que en realidad vemos es la luz del Sol reflejada por el satélite. Para poderlos ver por tanto se deben cumplir dos condiciones:
Que desde donde observamos sea de noche.
Que al satélite "le de el Sol".
Estas condiciones se cumplen después de la puesta del Sol, y antes de la salida del Sol. Se puede tomar como referencia el que podemos observarlos hasta 2 horas después de la puesta o 2 horas antes de la salida. Depende de la órbita del satélite especialmente de su altura el que se pueda ver hasta más o menos tarde.